Según los resultados de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición realizada en 2016, en las ultimas tres décadas el índice de obesidad infantil a aumentado del 5% al 30%, estos reportes son de gran importancia, debido a que se ha sugerido que hasta el 80% de los niños con exceso de peso serán adultos obesos, situación que favorece la aparición temprana de enfermedades crónicas no transmisibles. La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública mundial más importantes en la actualidad. En los últimos años, la obesidad se ha incrementado de forma alarmante, ya que hasta un tercio de los niños son obesos, lo que los predispone a un mayor riesgo de desarrollar hipertensión arterial y diabetes mellitus durante la edad adulta.
La obesidad es una enfermedad crónica, que tiene como origen una causa compleja en donde interactúan factores genéticos, sociales y ambientales, incluyendo estilos de vida así como determinantes sociales y económicos. En este fenómeno, tiene un papel predominante tanto el comportamiento individual, como el entorno familiar, comunitario y ambiente social. Se define como el exceso de adiposidad corporal, debido a un desequilibrio energético ocasionado por una alta ingesta de energía superpuesta a un bajo gasto1.
En el mundo actual, la ingesta de alimentos hipercalóricos pobres en vitaminas y minerales, pero ricos en grasa, sal y azúcar, son la comida diaria de la población, entre restaurantes de comida rápida y productos empaquetados llenos de conservadores, así como la falta de actividades físicas, como resultado de trabajos sedentarios, nuevas formas de transporte y la creciente urbanización, dan como resultado un descontrolado desarrollo de esta enfermedad en nuestro país y mundialmente.

Si bien es sabido, que la obesidad es una enfermedad que afecta a los adultos y somos conocedores de sus consecuencias a corto y largo plazo, es claro determinar que esta enfermedad no solo afecta a los adultos, sino que hoy en día es mas y mas frecuente en los niños y no solo eso, sino que también es una de las enfermedades mas desatendidas a nivel mundial.

We Will Write a Custom Essay Specifically
For You For Only $13.90/page!


order now

La obesidad es una enfermedad crónica, a la cual se le asocian diferentes condiciones medicas graves, así como problemas psicológicos. En el sentido psicológico, un niño obeso puede sufrir discriminación social, baja autoestima y depresión, de igual manera se asocia a la obesidad durante la infancia y adolescencia al desarrollo de desordenes alimenticios. Las consecuencias psicosociales de la obesidad infantil incluyen baja autoestima, distorsión de la imagen corporal, ansiedad y depresión. El riesgo de morbilidad psicosocial incrementa con la edad y es mayor en las niñas. En la edad escolar (6 a 10 años), el sobrepeso y obesidad puede ser blanco de discriminación por sus compañeros.8
La obesidad infantil predice la obesidad en el adulto y es un factor de riesgo para enfermedades crónicas degenerativas, como hipertensión arterial, diabetes mellitus tipo 2, dislipidemias y enfermedades cardiovasculares, que son las principales causas de internamiento, ingreso y egreso hospitalarios y muerte3.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el año 2010 alrededor de 43 millones de niños menores de 5 años tenían sobrepeso. La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) de 2016 reportó, en escolares de ambos sexos de 5 a 11 años, una prevalencia nacional combinada de sobrepeso y obesidad del 33.2% (17.9 y 15.3% respectivamente). El principal aumento se registró en la región norte del país3, 4, 5.
Estos reportes son de gran importancia, debido a que se ha sugerido que hasta el 80% de los niños con exceso de peso serán adultos obesos, situación que favorece la aparición temprana de enfermedades crónicas no transmisibles (dislipidemia, hipertensión arterial, resistencia a la insulina o diabetes mellitus tipo 2) relacionadas con el síndrome metabólico, las cuales son consideradas como factores de riesgo cardiovascular que reducen la calidad y duración de la vida del individuo4, 6, 7.
Se estima que para este año 2018 los niños de México tendrán los índices más altos de obesidad a nivel mundial, esto está relacionado con la transición epidemiológica y demuestra cambios en la cultura alimentaria, la adopción de estilos de vida poco saludables (como el sedentarismo) y procesos acelerados de urbanización3.

La infancia y la adolescencia son etapas fundamentales en la formación del crecimiento y desarrollo del individuo. Los niños deben recibir una alimentación correcta en cantidad y calidad, además del afecto, los estímulos y cuidados. La correcta alimentación contribuye a evitar o disminuir la incidencia de patologías agudas y crónicas, alcanzar el desarrollo del potencial físico y mental, y aportar reservas para las circunstancias de esfuerzo1.
El cambio de los patrones de alimentación, como la disminución en el consumo de alimentos naturales, aunado al aumento del consumo de grasas saturadas, azúcares y poca fibra, contribuye al incremento de la ingesta calórica habitual, y los cambios en el estilo de vida han generado un aumento dramático en la prevalencia de la obesidad infantil1.
Las comorbilidades de la obesidad en niños y adolescentes incluyen anormalidades en diferentes sistemas los cuales se citan a continuación:
A nivel gastrointestinal se encuentra la enfermedad de hígado graso no alcohólico, la cual es la causa más común de enfermedad hepática en la niñez; colelitiasis, ya que la obesidad es la causa más común de cálculos biliares en niños sin condiciones predisponentes (ejemplo: anemia hemolítica, historia de nutrición parenteral), el riesgo es mayor para las niñas que para los niños8.
A nivel pulmonar las comorbilidades en niños y adolescentes incluyen apnea obstructiva del sueño y síndrome de hipoventilación por obesidad. Existe evidencia que la corta duración del sueño o el sueño fragmentado promueve la obesidad, también está asociada con una disminución en la sensibilidad a la insulina en adolescentes, independientemente de la adiposidad8.
A nivel ortopédico las comorbilidades por obesidad incluyen fracturas, dolor musculoesquelético y alteraciones en la movilidad8.
A nivel dermatológico las comorbilidades asociadas a la obesidad infantil incluyen la acantosis nigricans es una anormalidad común en personas con obesidad y esta asociado a resistencia a la insulina. Además las estrías son comunes y son causadas por factores mecánicos (distensión de piel)8.
.
Las comorbilidades endocrinas incluyen intolerancia a la glucosa, diabetes mellitus tipo 2, hiperandrogenismo en niñas, y anormalidades en el crecimiento y pubertad8.
Actualmente se considera a la obesidad un “asesino silencioso”; una nueva generación de niños y adolescentes se incorporan a la vida adulta con cifras de obesidad que no tienen precedentes. En los últimos años se ha producido un marcado incremento en la prevalencia de obesidad en población adulta e infantil, a tal grado que la OMS ha denominado a esta enfermedad como la “epidemia y el reto más difícil del nuevo siglo”7.

x

Hi!
I'm Katy

Would you like to get a custom essay? How about receiving a customized one?

Check it out